domingo, 6 de febrero de 2011

A Romi (por Eris Alanis)

Romina, niña de corazón de brisa y sonrisa élfica
que derrite hasta el corazón hecho de piedra.
El día de tu nacimiento quisiste ser luz para el mundo
y le pediste a tu soledad que te dejara sola
pero ésta, lejos de irse, se impregno con letras doradas a tu nombre
y aun yace dormida, solo despierta de vez en cuando para hacerte compañía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Invisible como las estrellas