jueves, 28 de noviembre de 2013

Origen

El tiempo va ensayando
su propio diseño,
se anida en la partícula
o libera su luz
cuando se despliega
en la fluidez del agua.
Un halo solo busca
que otro halo más profundo no lo alcance,
y para despertar
el giro del talismán
tiene que detenerse,
si no el espacio ignora las clepsidras
doblándose en lo eterno de un segundo.
Al final solo quedan galerías
que no insinúan ángulos
ni zonas pitagóricas.
Al final solo un origen
trazado en la conciencia
revela la nada de los dioses.

Ilustración "Recreación de un agujero negro" by © GYI


2 comentarios:

Invisible como las estrellas